Cuidado de la piel del paciente oncológico

Octubre es el mes rosa. Aunque en verdad, todos los meses deberían ser de este color. Los pacientes oncológicos que han de seguir sus tratamientos durante muchos meses necesitan cuidar su piel de manera especial. Hoy te contamos por qué y cómo cuidar estas pieles.

Claudia - 2017-10-18

Los tratamientos oncológicos son cada día más numerosos y específicos, por lo que la esperanza de vida en los pacientes ha aumentado considerablemente y en muchos de los casos, el cáncer ha pasado a convertirse en una enfermedad crónica.

No obstante, estos tratamientos presentan efectos secundarios importantes, entre ellos los que aparecen sobre la piel, que, aunque no comprometen la vida del paciente, si tienen un gran impacto sobre el deterioro de su imagen y la calidad de vida, y que incluso puede afectar al cumplimiento del tratamiento médico o la adherencia al mismo.

A las manifestaciones cutáneas que producen los tratamientos de quimio o radioterapia, hay que sumar actualmente la alta toxicidad cutánea que presentan los tratamientos dirigidos, afectando de forma muy importante a la piel, el pelo o las uñas.


LA IMPORTANCIA DE LA DERMOCOSMÉTICA PARA LOS PACIENTES ONCOLÓGICOS


El cuidado cutáneo es muy importante desde el primer momento, no sólo durante los tratamientos y al finalizar los mismos, sino también antes de su comienzo, para preparar y fortalecer la piel, ejerciendo un efecto profiláctico demostrado.

Los productos dermocosméticos, dada su función de “complemento terapéutico” son capaces de reducir tanto el impacto físico en la piel (disminución de la xerosis, prurito, erupciones, fotosensibilidad….) como el psicológico, mejorando la imagen y la calidad de vida del paciente.


Muchas veces vamos a necesitar adaptarnos a las nuevas condiciones que tiene la piel, y no sabemos a quién preguntar o cómo resolver algunas dudas. La cosmética puede ser de gran ayuda, pero un cosmético inadecuado también puede agravar los problemas de la piel. Se trata de dar una visión rigurosa de qué gestos son los más importantes y adecuados y que productos se adaptan mejor. Lo más importante es una adecuada higiene e hidratación de toda la piel, tanto del rostro como del cuerpo y la fotoprotección es imprescindible, ya que prácticamente todos los tratamientos producen fotosensibilidad en la piel.


Higiene: es necesario usar productos con agentes limpiadores suaves, sin jabones, cuya función sea la de proteger y no irritar. Una higiene inadecuada agrava los efectos secundarios y la sensibilidad de la piel. También lo hace una temperatura del agua muy elevada.


Hidratación: los tratamientos de quimio o radioterapia alteran la función barrera de la piel, provocando un desequilibrio en el estrato córneo. Además reducen la tolerancia a los productos cosméticos. Las cremas hidratantes y relipidizantes refuerzan la barrera protectora de la piel, devolviéndole además su elasticidad y suavidad. De esta forma disminuye el picor, la tirantez, las sensaciones de inconfort y previene las infecciones secundarias.


Fotoprotección: los tratamientos oncológicos pueden producir fototoxicidad (disminuye la capacidad de recibir radiación UV en la piel, hiperpigmentación) y sensibilidad al sol, por lo que un protector solar se convierte en el cuidado imprescindible antes / durante / después de los tratamientos. Han de tener una protección de amplio espectro (UVA/UVB) y con unos índices de protección muy elevados y equilibrados.


EL MAQUILLAJE COMO TERAPIA 

El maquillaje corrector también puede ser muy buena estrategia para mejorar el aspecto y la imagen. Se trata de dar consejos sencillos y adecuados de cómo cuidar nuestra piel de la mejor forma posible, pensando no sólo en la piel como órgano aislado, sino como vehículo de relación. A través de su cuidado también mejoramos los aspectos psicológicos, el bienestar general y la calidad de vida del paciente oncológico.

Ya son muchos los hospitales en España que cuentan con las llamadas “Unidad del Cuidado de la Piel” y dependen del Servicio de Dermatología y Oncología conjuntamente. En estas unidades se llevan a cabo talleres de maquillaje corrector impartidos directamente por las enfermeras de dichos servicios junto con voluntarios de la AECC. En el taller se explican los cuidados generales de la piel y cómo se deben de realizar,  así como técnicas de maquillaje corrector que ayuden a recuperar la imagen y la calidad de vida. Se trata de que las pacientes aprendan cómo cuidarse y cómo maquillarse ellas mismas, para que lo puedan integrar en su día a día. Normalmente suelen tener 3 sesiones al menos, hasta que las enfermeras consideran que están preparadas para  hacerlo en casa.


En este sentido, tenemos la suerte de contar con los productos dermocosméticos de La Roche-Posay, que han sido testados en diversos estudios clínicos con pacientes oncológicos, demostrando científicamente su eficacia en la calidad de vida global de estos pacientes.



PRODUCTOS RECOMENDADOS
Lipikar Syndet AP+
LOCALIZA TU FARMACIA

COMPRAR ONLINE
Toleriane Ultra de La Roche-Posay
LOCALIZA TU FARMACIA

COMPRAR ONLINE
Toleriane Teint Mineral de La Roche-Posay
LOCALIZA TU FARMACIA

COMPRAR ONLINE
DEJA UN COMENTARIO
Indica una dirección de email correcta.
Maria del Carmen Hernandez Mendez
10:09h 29/10/2017
Este tema me pone los pelos como escarpias.........Hace muy poco lo viví muy cercano
Responder a este comentario
LOS MÁS LEÍDOS
    SORTEO
    PARTICIPA
    DIAGNÓSTICO

    Realiza nuestro diagnóstico:
    descubre tu tipo de piel y sus necesidades

    NEWSLETTER
    Indica una dirección de email correcta.
    ¡Suscríbete a nuestra newsletter!
    Suscribiéndote a nuestra newsletter aceptas los términos y condiciones legales aquí descritos
    x
    ¿Buscas un contenido?
    Has ganado 0 puntos
    X
    REDENCIÓN DE PUNTOS
    Por cada 100 puntos recibirás un código descuento de 5€ para canjear.