Microbioma de la piel, resuelve todas tus dudas

Se ha demostrado que el microbioma de la piel está estrechamente relacionado con el desarrollo de diferentes enfermedades cutáneas. Además, juega un papel clave en su función como barrera contra las agresiones externas. Adéntrate con nosotros en este apasionante mundo.

Microbioma de la piel, resuelve todas tus dudas
Claudia

12-11-2019

En este artículo vamos a tratar...

    ¿Sabías que en la piel de una persona adulta habitan hasta 1.000 especies distintas de bacterias?. ¿Y que una superficie de 2cm2 puede contener hasta 2 millones de microorganismos?.

    Te damos algún otro dato curioso: hay más microbios en el cuerpo humano (estimados en un billón) que estrellas en nuestra galaxia; y en un beso de 10 segundos se transfieren unos 80 millones de bacterias. Hoy, os hablamos de todo esto, el microbioma.

    ¿Qué es el microbioma de la piel?

    El microbioma de la piel es el ecosistema vivo e invisible de microorganismos que habitan en nuestra piel. Estas bacterias interactúan y se comunican entre sí, así como con las células de nuestra popia piel. Entre ellas se establece una relación de equilibrio, esencial para la salud cutánea. El microbioma que cada persona soporta es de aproximadamente 1,5 kg, casi tanto como el peso cerebro

    ¿Cuáles son sus principales funciones?

    Cuando gozamos de un microbioma en armonía, nuestra piel tiene la capacidad de defenderse y recuperarse mucho antes de las agresiones externas. Sus tres funciones principales son:

    1.      Proteger. Sirve como defensa antimicrobiana contra los agentes patógenos externos y libera proteínas antioxidantes.

    2.      Regular. Actúa sobre el exceso de inflamación.

    3.      Reparar. La piel se hace más resistente gracias a que el microbioma favorece la cohesión de la epidermis y refuerza la barrera de la piel.


    ¿Cómo influye el microbioma en la salud de la piel?

    Las bacterias están implicadas en muchos aspectos de la salud. Cuando su armonía se rompe, se produce lo que conocemos como una disbiosis, es decir, un desajuste entre los componentes del microbioma. Este desequilibrio puede dar lugar a desórdenes en la piel. Algunos de los más comunes son picores, enrojecimiento, brotes de acné, dermatitis, eccemas o psoriasis.

    ¿Por qué necesitamos esas bacterias?

    La piel es la primera línea de defensa del cuerpo y su mayor órgano inmunológico, de ahí su importancia en la vida de las personas y su bienestar. Así como la biodiversidad es crucial para la naturaleza, un microbioma equilibrado y diverso es esencial para mantener la salud de la piel.

    La comunidad bacteriana de la piel evita el crecimiento de parásitos externos potencialmente peligrosos, ya sea compitiendo con ellos por la comida y el espacio o matándolos directamente con sustancias que las propias bacterias producen, llamadas péptidos antimicrobianos (AMP). Además, si se produce una lesión en la piel, aumentan la producción de AMP y reducen la inflamación (inmunidad innata). Por último, el microbioma enseña al sistema inmune a reconocer invasores (inmunidad adaptativa). Tanto es así, que, sin bacterias en la piel, el sistema inmune no funcionaría correctamente. Otro papel de vital importancia de la comunidad microbiana es mantener la función de barrera cutánea.

    ¿Cómo se puede corregir un microbioma alterado?

    Determinadas sustancias pueden devolver el equilibrio al microbioma y hacerlo más fuerte contra sus agresores. Por eso, gestionar el microbioma de la piel es una eficaz forma de hacer frente a los problemas cutáneos. Desde un enfoque biológico, se puede determinar qué bacterias son perjudiciales y, por lo tanto, deben ser eliminadas.

    Un llamativo ejemplo de cómo la ciencia del microbioma puede mejorar la vida de las personas es el caso de las pieles que desarrollan eccemas. Se ha demostrado que el eccema está asociado a una drástica caída de la diversidad bacterial. Cuando esto ocurre, una sola bacteria (Staphylococcus aureus) pasa a ocupar hasta el 30% del ecosistema. Este desequilibrio produce una profunda sequedad y picor, y es el responsable de que los brotes se repitan. Con una sustancia emoliente, formulada específicamente para combatir la película creada por la propia bacteria para protegerse, se conseguirá reforzar la barrera de la piel y reducir las recaídas.

    ¿Cómo podemos ayudar a la piel a defenderse y recuperarse mejor?

    Los prebióticos y los probióticos ofrecen distintos beneficios a la piel y su microbioma:

    -         Prebióticos: favorecen el crecimiento de las bacterias beneficiosas del microbioma proporcionándoles una fuente vital de nutrientes.

    -         Probióticos: son microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, producen beneficios para la salud.

    También se ha demostrado que el tratamiento con determinados minerales puede favorecer la recuperación del equilibrio en el microbioma de la piel.


    ¿El microbioma es siempre el mismo?

    No. El microbioma de la piel no solo es diferente entre unas personas y otras, sino que también lo es a lo largo de nuestra vida. Comienza en el nacimiento y evoluciona a medida que crecemos. Su diversidad aumenta con la edad.

    Muchos factores como la genética, el estilo de vida, la dieta, la higiene personal, la edad, la contaminación, la medicación (particularmente los antibióticos), el nivel de estrés e incluso las mascotas pueden tener influencia en su composición. Como consecuencia, cada persona tiene un microbioma único, un complejo ecosistema con una mezcla específica para cada individuo, algo parecido a lo que ocurre con el ADN o las huellas dactilares.

    ¿Influye el microbioma en el aspecto de la piel?

    El estudio del microbioma ha demostrado que mantener una comunidad bacterial sana y equilibrada revierte directamente en el aspecto de la piel, contribuyendo a tener un cutis bonito y saludable. Los factores externos que debilitan el microbioma, especialmente la contaminación, dan lugar a que aparezcan signos de envejecimiento, como sequedad, arrugas, manchas y diferencias de tono y de textura. Por eso, los productos cosméticos que actúan sobre el microbioma consiguen un aspecto de juventud en la piel.

    ¡Te van a encantar!

    Artículos relacionados

    Si te ha gustado este artículo aquí tienes otros que te pueden interesar.

    Cuidado facial

    ¿Has sucumbido ya a los tratamientos “efecto Glow”?

    Francisco

    15/01/2019

    |
    Leer más
    Cuidado facial

    La belleza de las pecas en la cara

    Leonor Prieto

    07/01/2020

    |
    Leer más
    Cuidado facial

    Cuidado del rostro a partir de los 40

    Claudia

    06/09/2018

    |
    Leer más
    Cuidado facial

    Rutina facial para piel mixta

    Claudia

    19/12/2022

    |
    Leer más

    Soy Beauty! tu gaticornio
    X